Un franco, 14 pesetas


Esta película gira en torno a la década de los 60, ya que toda la trama comienza en 1960 en adelante. En esta época la crisis económica que había en España hizo que miles de personas emigrasen a distintos países europeos y sudamericanos buscando una vida mejor, o simplemente un trabajo, como hacen los protagonistas de la película, emigrando a Suiza.

Los protagonistas, Martin (Carlos Iglesias) y Marcos (Javier Gutiérrez) se ven obligados a emigrar en busca de trabajo a Suiza, dejando a sus familias en Madrid, ya que en España son despedidos y se quedan sin trabajo en la fábrica donde trabajaban. Marcos tiene la idea de emigrar en busca de trabajo para poder ganar dinero y traerlo a España, ya que aquí las cosas están difíciles, y no hay trabajo, por lo que necesitan una oportunidad para poder mantener a toda su familia.

Emigran a Suiza, al igual que actualmente, es un país más avanzado, con mayor nivel de calidad de vida, como podemos observar cuando van en tren por Suiza, que los protagonistas utilizan un tono elevado de voz, tiran basura, etc. En este país de acogida hay mayor limpieza, buenas costumbres, amabilidad, respeto, etc. Cuando Martín y Marcos llegan al país, todo les extraña, ya que la visión en España de los países extranjeros es muy diferente a la realidad. Les tratan bien, les dan buena comida, sin problemas económicos, con un buen servicio en la pensión y con mejores condiciones laborales. También hay que destacar lo bien que tratan a la esposa de Martin, (Nieves de Medina), y al hijo de ambos, garantizándoles unas condiciones de vida mucho mejores que en España.

Podemos ver la gran diferencia que hay entre el sistema escolar español y el suizo. En mi primer lugar mencionar que en Suiza la educación es gratuita y obligatoria, el niño tiene el deber de formarse académicamente. En la escuela de Suiza a nivel académico y social van más avanzados haciendo que los niños crezcan y aprendan en todos los sentidos, como podemos ver con el ejemplo de cómo vienen los niños al mundo o con el de estar en zapatillas de estar por casa en la escuela, a diferencia que en España se les sobreprotege y miente a los niños creándoles un mundo de fantasía, esperando a que crezcan y lo aprendan solos.

Por otro lado podemos ver como en España las instituciones educativas estaban bajo el poder de la Iglesia, que educaban a base de violencia y castigos, como por ejemplo creyendo que ser zurdo era diabólico.

Sobre el status de la mujer en España podemos ver que estaba bajo la figura masculina de la familia, como el marido o el padre. La mujer se dedicaba a la casa, cocina, lava la ropa, al cuidado de los mayores de la familia y a la educación y cuidados de los más pequeños, etc. La mujer depende de la figura masculina, ella no trabaja y él no quiere que lo haga, ella tiene el dinero que él le da, y si quiere hacer algo oficial o legal, como comprar por ejemplo una casa o un coche necesita la autorización y la firma del hombre. La mujer española esta mentalizada a tener una familia y un hogar, cuidarles y servirles. Como observación podemos mencionar que la mujer española, en el caso de la esposa de Martín, al emigrar y vivir durante 5 años en Suiza no cambia su manera de pensar, no se abre a las nuevas ideas, ni al desarrollo ideológico que tiene el nuevo país.

A diferencia de la mujer alpina, y como ejemplo tenemos a Hanna (Isabel Blanco), una mujer que lleva un negocio a la perfección, con empleados a su cargo y controlando el dinero. Ella es amable, simpática y habla varios idiomas. Ella puede hacer lo que quiera, es libre, destacando el momento en el que por el cumple de Martín, ella paga una ronda de bebidas. Más adelante, al final de la película, vemos como además del negocio, ella cuida de sus dos hijos y hace las labores del hogar.

Martín, su esposa y su hijo, vuelven a España después de haber estado viviendo juntos en Suiza durante 5 años. Tras la muerte del padre de él, y la presión de la mujer a causa de las dificultades que ella encontraba en Suiza, toma la decisión de regresar, para volver a empezar, ya que habían cumplido su propósito, ganar dinero para poder tener una nueva vida en España, junto a su familia. El hijo no está para anda de acuerdo, el tiene su vida en Suiza.

Una vez en España se encuentran con diversas dificultades, él no encuentra trabajo, el niño no se siente a gusto, esta incomodo y no entiende el comportamiento de los españoles, el piso que ha encontrado la hermana de él no es de su agrado, etc. Pero a pesar de las dificultades, se proponen comenzar una nueva vida, juntos, y en España, apoyándose los unos a los otros y adaptándose lo mejor que pudiesen.

Como dato a destacar podemos mencionar que el argumento de esta película está basado en la historia real del director, Carlos Iglesias. Su personaje en la película se identifica con su padre en la realidad. Fue nominado a los Premio Goya al mejor director novel. Tiene una segunda parte, ¿Cómo está el franco?

#crítica #film

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

 

© 2013 El Joven Tintero  |  C/ Paradinas, 18, 1ºD 28005 Madrid (Spain)  |  +34 610 98 77 70 | redaccion@eljoventintero.com

Copyright El Joven Tintero | All Rights Reserved.