Cada mañana


(Sugiero que se lea despacio, marcando notablemente las comas y puntos)

Comienza la fría mañana de invierno con esos débiles rayos de sol, todo iluminado con esa suave luz tenue que entra por la ventana, todo en silencio, solo el melódico susurro del viento, todo en soledad sin nadie que lo acompañe, todo, todo está fuera.

Pensar en las maravillas que se escoden tras esa ventana, pensar mas allá.

Esas gentes, gentes en silencio, alegres, tristes, distantes, gente que pasa inadvertida y gentes que se hacen notar.

Esos paisajes, paisajes grises, cálidos o fríos, paisajes que nos transmiten libertad, esas ganas de echar a volar que todos llevamos dentro.

Simplemente el hecho de averiguar que habrá fuera, el que nos espera, que aprenderemos, con que sonreiremos hoy y con que no, que descubriremos de los demás y que descubrirán los demás de ti, es el impulso que necesitamos.

Impulso que nos ayuda a despertar día tras día con esa misma intriga, esa intriga que te impulsa a levantarte y sonreír a la vida, esa intriga misteriosa, curiosa y caprichosa, pero una intriga necesaria

#opinión #reflexión

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

© 2013 El Joven Tintero  |  C/ Paradinas, 18, 1ºD 28005 Madrid  |  +34 610 98 77 70 

Copyright El Joven Tintero | All Rights Reserved.