Can Lluc, la auténtica Ibiza: naturaleza, gastronomía y sostenibilidad en un ambiente de lujo



Lejos de la actividad frenética y nocturna que se vive en muchos rincones de Ibiza, la isla blanca también es un lugar donde vivir el slow life en su máxima expresión. Una forma ideal es disfrutar del ambiente más auténtico ibicenco en un entorno rural que combine la simplicidad con el confort y la sofisticación. Una Ibiza en la que brindar con sus tradicionales hierbas bajo un pino de una auténtica casa payesa, ver el atardecer desde un viñedo o degustar el pollo payés con auténtico aceite de oliva.


Estas premisas han sido los pilares en los que Can Lluc Hotel Rural, una auténtica casa payesa de 300 años de antigüedad convertida en hotel de lujo, ha fundamentado su filosofía combinando la esencia de la Ibiza más auténtica y tradicional con la sofisticación y la elegancia de un espacio con historia y carácter. Por ello, el agroturismo se reinventa año tras año adaptándose a las nuevas necesidades, tanto de sus clientes como del entorno. Un espacio donde sentirse muy especial gracias al exquisito trato personalizado de Tina y Lucas, quienes ayudan a sus huéspedes a sentirse parte de isla.


Además, esta temporada ha realizado un restyling de las habitaciones más tradicionales del hotel, ha presentado nuevas villas y cuatro espacio para bodas y celebraciones.



Can Lluc ha dotado a sus 12 habitaciones de estilo rústico y más tradicional de una nueva decoración poniendo especial énfasis en aspectos como la iluminación, el mobiliario o la lencería de cama para actualizarlo a las últimas tendencias y siempre al más puro estilo mediterráneo. Mantendrán el sabor de la Ibiza auténtica, siguiendo los cánones de las casas payesas antiguas con todas las comodidades propias de un hotel de lujo en el el corazón de la isla blanca.


Nuevas villas donde se respira un lujo sin estridencias


Asimismo, en continúa evolución y siguiendo la línea trazada durante los últimos años, Can Lluc presenta esta temporada nuevas villas de 1 habitación, diseñadas bajo un enfoque que lleva hacia la Ibiza más rural y genuina como la mejor forma de darles un aspecto rústico y sofisticado a la vez.

Siguiendo una línea sostenible, pero a la vez cosmopolita, se han utilizado materiales naturales y nobles como la madera de roble o de olmo para dar más personalidad. Asimismo, los tejidos naturales de algodón y lino vestidos con colores neutros envuelven el espacio de una acogedora calidez.


Por otra parte, la encimera de piedra de Ibiza y los pavimentos de olmo macizo refuerzan el carácter rural de estos nuevos alojamientos que se han pintado, tanto en el interior como en el exterior, de un blanco puro que evoca la arquitectura típica de la isla.


En cuanto al equipamiento exterior, disponen de un sistema de jardinería pensado para utilizar la cantidad mínima de agua y cuentan con ducha en la terraza exterior.


Este tipo de alojamientos rurales permiten disfrutar del contacto directo con el entorno y el medio natural. Por ello, escoger este tipo de alojamientos facilita la práctica deportiva y permite realizar variadas actividades, desde excursiones por el bosque descubrir la magia de la naturaleza a través de su flora y su fauna hasta reparadores baños de paz y relajación.


Por otra parte, una estancia en una villa facilita contribuir por el turismo de calidad a través del consumo de productos de proximidad e invita a conocer la esencia del lugar. Asimismo, promueve la conservación del medioambiente, da a conocer la cultura regional con el fin de mantenerla y elabora estrategias para relanzar la economía local.


Espacio para eventos y bodas


Rodeado de más de 2.000 parras, pinos, higueras, algarrobos y olivos milenarios, este hotel boutique es un lugar con un encanto especial con instalaciones ideales que se adaptan a cualquier evento. Una finca conservada y reformada al detalle adaptada a la arquitectura de los nuevos tiempos sin renunciar a los guiños más tradicionales.


Para la celebración de bodas y celebraciones, el hotel cuenta con cuatro nuevas estancias con el sello único y personal que caracteriza a este establecimiento y que llenarán de magia este día tan especial:

  1. Para ceremonias, el Jardín del bambú, en medio de la naturaleza y rodeado de vistas espectaculares a los jardines, panorámicas del campo y de los viñedos que lo rodean.

  2. Para el Cóctel, la Terraza Garden entre olivos y buganvillas con nuevo mobiliario chill out más puro modo Ibiza.

  3. Para el banquete, el Jardín de la Higuera envuelto por la magia de los árboles frutales, pinos y algarrobos en un universo romántico y natural que despertará la magia de los sentidos y los elevará a flor de piel.

  4. Open Bar Garden Lounge con zona para bailar y chill out pensado para los que prefieran hacer un alto en el camino y después continuar con la fiesta.