El injerto capilar, cada vez más demandado entre mujeres, y el de barba entre hombres

Actualmente en España se vive un boom social incuestionable a favor de los trasplantes de pelo. Durante el 2020 el número de pacientes aumentó notablemente, habiéndose realizado casi 40.000 trasplantes más que en el año anterior.


Muchos españoles y españolas se han decidido a llevar a cabo un trasplante capilar en 2020, mientras que otros lo harán este 2021, fruto de que la vida social, los viajes, y la actividad de ocio se han reducido notablemente en términos generales. Un 37% de los que se trasplantan lo hace por motivos sociales y sentimentales y un 35% por motivos profesionales, y el espectro de edad ronda los 30-49 años.


Quirófano Clínica Imema

Eduardo López Bran, dermatólogo fundador de la Clínica Imema (1987) y seleccionado entre los 100 mejores médicos de España por Forbes, señala que "existen diferencias a simple vista entre la alopecia masculina y femenina. Mientras que generalmente a los hombres la calvicie se les manifiesta por la zona de la coronilla y por las típicas ‘entradas’ de la frente, en las mujeres se presenta una disminución de la densidad del pelo en toda la zona superior del cuero cabelludo”.


“En Clínica Imema la proporción de trasplantes es de 1 mujer por cada 3 hombres”.

Hay estadísticas que afirman que hasta el 90% de las mujeres españolas padecen algún problema de caída de pelo. El Dr. López Bran matiza que “la caída de pelo en las mujeres puede ser temporal, provocada por factores externos como el embarazo, determinados medicamentos o una situación temporal de estrés y, en estos casos, el pelo vuelve a crecer. Pero cuando se desarrolla una alopecia androgénica de patrón femenino, el cabello que se ha perdido no se recupera”.


En estos casos, el trasplante de pelo es la única solución definitiva que existe hoy en día para recuperar el pelo de forma permanente, siempre que se tenga una buena zona dadora. López Bran comenta que “en el caso de los hombres los folículos se obtienen de la nuca y los laterales, zonas donde no se cae el pelo nunca, sin embargo, en el caso de las mujeres, la zona dadora se reduce a la parte de la nuca debido a que la mujer también pierde cabello en los laterales, así la zona dadora se reduce a la parte de la nuca, lo que puede limitar el pelo a trasplantar”.


Tanto en hombres como en mujeres, se pueden acometer las mismas técnicas de trasplante (FUE Robotizado, FUE motorizado….).


Injertos de la barba


La barba poblada es una opción estética que desde hace algunos años se encuentra en auge entre el género masculino, aunque esta tendencia no está al alcance de aquellos que padecen alopecia o tienen muy poca densidad en esta zona; lo que ha llevado a que los injertos de la barba se hayan convertido en uno de los retoques de belleza más recurrentes entre los hombres, según explica MC360, clínica especializada en medicina capilar.


Entre las causas principales que pueden provocar poca densidad en la barba o falta de vello en la zona, se encuentran la influencia genética, el estrés o la ansiedad. Llevar hábitos de vida poco saludables como una mala alimentación o falta de ejercicio, algunas enfermedades o infecciones, la ingesta de medicamentos o vacunas son otros factores que pueden llegar a promover la aparición de las calvas en esta zona.

Algunas de las alopecias que afectan al cuero cabelludo pueden observarse también en la barba, como la alopecia areata o la alopecia fibrosante; siendo la primera reversible y la segunda, controlable. “En ocasiones, esto conlleva a un problema de insatisfacción y autoestima que es suficiente entre algunos pacientes para optar por un injerto de barba”, destaca el doctor Carlos Gómez, experto en salud capilar de la clínica MC360.

Por su parte, la alopecia areata afecta a un 2% de la población y se presenta en forma de calvas en la barba, generalmente con círculos muy delimitados. Se considera una enfermedad autoinmune que se origina por las propias defensas del cuerpo, que inhiben a los folículos pilosos destruyendo a los pelos, aunque es temporal y en el 50% de los casos se recupera en el plazo de un año. Por otro lado, la alopecia frontal fibrosante suele producir una pérdida simétrica que comienza en ambas mejillas junto con la pérdida de las patillas.

“En las alopecias areatas, vemos una zona donde había pelo que, de repente, desaparece; mientras que, en el caso de las alopecias fibrosantes, observamos cómo se va miniaturizando e incluso se destruye el folículo. La escasez de vello suele presentarse, por regla general, en la zona de las mejillas, donde hay una menor densidad, mientras que el resto presenta una frondosidad mayor”, detalla el doctor Gómez.


Para poner solución a los problemas de calvicie en la barba, la opción más demandada es el trasplante de barba, siendo también la técnica FUE la más empleada en la mayoría de los casos, mediante un procedimiento en el que se extraen folículos del propio paciente, que luego se trasplantan a las zonas con falta de vello facial. “Aunque este tratamiento es el mismo que se utiliza para la pérdida de pelo en el cuero cabelludo, hay que tener en cuenta que la densidad en este caso es diferente, y habrá que dividirla en zona de patilla, bigote y perilla y mejillas. Las unidades foliculares utilizadas en cada una de las posiciones tienen orientaciones distintas, al igual que los folículos utilizados”, subraya el especialista de MC360.

Otra alternativa es el tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas, una opción para estimular la regeneración de los tejidos y que además aumenta la vascularización de los folículos pilosos, regenerando zonas de barba con poco pelo.

 

© 2013 El Joven Tintero  |  C/ Paradinas, 18, 1ºD 28005 Madrid (Spain)  |  +34 610 98 77 70 | redaccion@eljoventintero.com

Copyright El Joven Tintero | All Rights Reserved.