Un castillo, una masía o un convento, duerme en lugares históricos


Château d'Urtubie (San Juan de Luz)

Viajar es un placer y, más aún, si el lugar que se visita tiene una magia especial y un encanto particular que lo hace único entre los demás. Gracias a su estudio sobre los “Hábitos y Tendencias del Turismo Español”, se puedo confirmar que cada vez predomina más la singularidad del destino frente a las actividades deportivas o culturales que ofrezca.


Y es que, hay ocasiones, en las que preferimos salirnos de lo cotidiano para disfrutar en lugares únicos y exclusivos. Pasar la noche en un castillo, una masía, una posada o un convento es tendencia desde 2015 y, si continúa al alza, es porque estos alojamientos tan peculiares hacen que el viaje sea todavía más especial.


La Semana Santa está a la vuelta de la esquina, por lo que te presentamos una selección de hoteles donde poder viajar al pasado, conocer su historia y disfrutar de la mayor comodidad a pesar del trascurso del tiempo. ¿Por qué no dormir donde lo hizo Luis XIV? ¿Darse un masaje en un antiguo convento cisterciense o dominico? ¿O degustar un restaurante Michelin en una abadía con más de 900 años?


Abadía Santa María de Retuerta (Valladolid)


Inaugurado en 2012 en las proximidades del municipio vallisoletano de Sardón de Duero (Castilla y León), la antigua Abadía Santa María de Retuerta del siglo XII acoge hoy en día el hotel Abadía Retuerta LeDomaine. Cuenta con una carácteristicas muy singular, el servicio al cliente lo realizan mayordomos que se anticipan a cada posible necesidad del huésped mimando cada detalle. Ellos planean y coordinan la estancia, así como las reservas de restaurantes y actividades fuera y dentro de la finca. Otra parte innovadora en esta abadía de 900 años, es la de Spa Sommelier, en el Centro de Wellness & Spa Santuario LeDomaine. Se ha convertido así en un espacio hotelero de lo más especial, con un restaurante de Estrella Michelin, una bodega de gran valor, un Spa de reconocimiento internacional, servicios personalizados para cada uno de sus clientes e instalaciones de última tecnología.


Fotos: Abadía Retuerta LeDomaine