Las marcas llegan a pagar a un influencer hasta 300.000 €



El 28% de la población mundial que tiene cuenta en una red social ha experimentado la llegada de los influencers. Desde hace seis años, consiguen mover a cientos de miles de seguidores, ganar hasta 300.000 euros por subir una foto a Instagram y las marcas desarrollan estrategias de marketing por conseguir trabajar con alguno de ellos. Un fenómeno de masas que va ligado no solo al negocio, sino también a la salud, ya que estos jóvenes de entre 18 y 29 años han comenzado a sufrir trastornos psicológicos debido a Internet.


No es alguien que se define como tal, ni que llama a una marca que le patrocine. Tiene un gran estatus porque su comunidad se lo ha otorgado. Sus followers se ven influenciados por su forma de pensar, de cómo vestir e incluso de dónde comer una hamburguesa. Esta nueva figura mediática que surgió hace seis años mueve millones de euros alrededor del mundo, aunque muchos saben que esto no es para siempre.


La persona influenciadora que lo desee puede hacer de este estatus una profesión, “lo normal es asociándose a marcas”, afirma la Social Media de Havas Media, Laura Vázquez Viaño, usando indirectamente o recomendando directamente productos tan dispares que pueden ser desde los cereales que desayunan hasta complementos de lujo, pasando por zapatillas de deporte y cd’s de música, ganando desde 200 € hasta 300.000 € por publicar una foto en una de las redes sociales más de moda, Instagram, como lo han demostrado las modelos Alessandra Ambrosio, con 6 millones de seguidores, y Kendall Jenner, quien cuenta con 57 millones de fans, ganando desde 125.000 dólares hasta 300.000 por una foto en Coachella Festival, según la revista Forbes, un evento para ricos y famosos en el que el precio de las entradas ronda desde los 375 hasta los 6.900 dólares.


Instagram, el rey de las redes sociales


Internet es la base de este nuevo mercado, y las redes sociales quien lo hace posible. Es Instagram (IG) el medio más utilizado por los influencers. Según una encuesta realizada por este medio a 176 personas (69,9% mujeres y 30,1% hombres, en la que el 81,3% está entre los 18 y 25 años, seguido del 15,3% en el que se encuentran los jóvenes entre 25 y 35 años), el 67% sigue a estos líderes en las redes sociales, el 55,5% lo hace en esta IG, dejando Youtube en la segunda posición con 32,8%.


Uno de los principales motivos por los que las marcas con un target joven desarrolla más sus estrategias en IG es porque "en los tres últimos años y solo en Estados Unidos, más de 3 millones de adolescentes se han dado de baja en Facebook", según refleja la empresa de marketing online, Brand Maniz. Mientras, Instagram crece como la espuma, registrando a finales del 2015, un total de 400 millones de usuarios nuevos, una cifra con la que logró superar a Twitter, con 316 millones de cuentas activas, según anunció la compañía.


Con estos datos sobre la mesa, las marcas focalizan sus estrategias en las llamadas instagramers, las influenciadoras con las que consiguen conectar a la marca con su comunidad “de una manera mucho menos agresiva y efectiva que la publicidad tradicional”, según la periodista e influencer, Ana