Burdeos, el "Mejor Destino Europeo" de 2015


La ciudad francesa de Burdeos es conocida como La perla de Aquitania, región de la que es capital. A pesar de ello, desde hace años arrastra el apodo de "La bella durmiente", debido a que su casco histórico y sus monumentos, de gran interés para los visitantes, no estaban lo suficientemente resaltados. Pero este apodo perdió todo su sentido en 2015, cuando Burdeos se alzó con el título “European Best Destination”. La ciudad que alcanzó la mayor puntuación jamás obtenida en el concurso, logró imponerse a grandes ciudades como Londres, Ámsterdam, Roma, Berlín o Bruselas.



Sus barrios, una mezcla de diversidad cultural e historia


El barrio de Sainte Victoire es el epicentro del ambiente estudiantil, bohemio y artístico de la ciudad, en él se encuentra la Place de la Victoire, una de las más animadas de Burdeos. Su ubicación la convierte en un lugar ideal para celebrar espectáculos de artistas callejeros, conciertos o mercados. Además, las numerosas terrazas de la zona incitan a disfrutar, con una copa de vino o una taza de café en la mano, del pintoresco paso del gran vía. La puerta de Aquitania, construida en el siglo XVIII para sustituir a las antiguas puertas medievales, domina la plaza. En su frontón están representadas por un lado las armas de la ciudad, y por otro dos divinidades marinas que simbolizan el río y la agricultura. En 2005 se incluyeron en la plaza un obelisco rosa de 16 metros de altura con dos puertas falsas de bronce y diferentes referencias al vino y la viña, y dos esculturas del artista checo Ivan Theimer.



La calle de Sainte Catherine, que es la calle de tiendas más larga de Europa, desemboca a un lado en la Place de la Victoire y al otro en la Place de la Comédie, donde se encuentra el Gran Teatro, elevado en el siglo XVIII sobre los vestigios de un templo galorromano, que fue destruido por orden de Luis XIV. El edificio es una de las mejores construcciones clásicas del país, un imponente teatro de estilo neoclásico famoso por su acústica excepcional y su espectacular escalera. En 1871 se convirtió en lugar de reunión de la Asamblea Nacional, exiliada de París. El barrio es conocido como el Quartiere Grands Hommes (barrio de Los grandes hombres) y sus calles llevan los nombres de grandes personajes históricos como Montesquieu, Rousseau, Voltaire o Diderot.



En los alrededores de la Place de la Victoire se encuentra el barrio de Saint Michel, uno de los más culturales de la ciudad. Calles estrechas y sinuosas, grandes adoquines y venerables edificios de fachadas cuidadas se conjugan a la perfección con la fealdad de rincones sucios y edificios en ruinas. Las tiendas y restaurantes de la zona son una clara muestra de la mezcla cultural de Saint Michel: salones de té marroquíes, restaurantes españoles especializados en tapas y paellas, y tiendas de alimentación y artesanía árabes lo convierten en un lugar lleno de vida. También es popular por sus mercados, cada lunes por la mañana hay un mercado de ropa en la plaza y en la calle Gintrac Elie se instala, dos veces por semana, un gran mercado cubierto conocido como el mercado de Les Capucines. El barrio está construido alrededor de la Basílica de Saint-Michel, una iglesia gótica de finales del siglo XV, dedicada al arcángel San Miguel. Con 114 metros de altura su campanario se convierte en el más alto de Burdeos.



En el centro de la ciudad, delimitando con el barrio de Saint Michel, se encuentra el barrio de Saint Pierre, la capital culinaria de Burdeos. La ciudad nos regala todo tipo de delicias gastronómicas, algunas de las especialidades típicas de la zona son el foie gras de las Landas, las ostras de la Cuenca de Arcachon, las fresas del Périgord o la ternera de Bazas entre otras. Además, los encuentros organizados alrededor de una buena mesa siempre están acompañados de una exquisita carta de vinos, el orgullo de la región. En Saint Pierre se encuentra la Plaza del Parlamento, un homenaje al Parlamento de Burdeos, establecido en 1462 y suprimido en 1790. Los edificios que la rodean se caracterizan por sus fachadas con abundante decoración, y su armonía solo se ve truncada por la diferencia de altura entre la parte sur y la parte norte de la plaza, que en el centro acoge una fuente de Louis Garros, diseñada bajo el estilo del Segundo Imperio.


Los barrios de Sainte Victoire, Saint Michel y Saint Pierre se encuentran en la Grosse Cloche, la torre campanario del siglo XV que constituía el ayuntamiento medieval, y que todavía sigue siendo un símbolo de Burdeos.



Desde las orillas del Garona


Todas las ciudades atravesadas por un río tienen un aura especial, Burdeos no iba a ser menos. La ciudad recibe el nombre de El Puerto de la Luna debido a la curiosa forma que crea a su paso el río Garona. En su encuentro con el Dordoña, el Garona crea el gran estuario navegable La Gironda. Durante el siglo XVIII el puerto de Burdeos era uno de los más importantes de Europa, y en la actualidad, una forma original de conocer los viñedos, el estuario y la ciudad es a través de un crucero por el río que parte desde el centro de la ciudad y se va desarrollando en medio de la naturaleza y vides como la de Blayais y Médoc. La mayoría de estos cruceros incluyen una degustación de vinos y de gastronomía típica. Además, permiten ver con detalle el Pont de Pierre (Puente de piedra), una construcción de Napoleón Bonaparte para facilitar el paso de una orilla a otra del Garona. Es importante porque hasta los años 60 que se construyó el puente de San Juan, fue la única vía de cruce de la ciudad.



A orillas del Garona se encuentra la majestuosa Place de la Bourse (Plaza de la Bolsa), posteriormente llamada Place Royal (Plaza Real), construida entre 1730 y 1755. Los edificios son de carácter señorial y con fachadas uniformes, y están dispuestos en forma de herradura, una característica típica de las construcciones de Luis XV. La importancia comercial de la ciudad se deja ver en la plaza, en la que se encuentran el Palacio de la Bolsa, actual cámara de comercio y el edificio de la Aduana, hoy reconstruido en museo, donde se controlaban todas las mercancías que salían o llegaban a la ciudad. En las fachadas podemos ver esculturas de Neptuno, dios que gobierna las aguas y mares, Minerva, diosa de la sabiduría y las artes, Mercurio, dios del comercio y Baco dios del vino, producto típico de la región. La Place de la Bourse se ha convertido en uno de los lugares turísticos de mayor interés para los visitantes, que desde 2006 pueden disfrutar del mayor espejo de agua del mundo, Le miroir de l´eau. Sobre la fina capa de agua que cubre el suelo de granito de la plaza se pueden ver reflejados los edificios y el tranvía.


También en la ribera del Garona se encuentra una de las plazas más grandes de toda Europa, la Esplanade de Quinconces (Plaza de Quinconces), que dispuesta en semicírculo acoge un impresionante monumento a los Girondinos ejecutados durante la Revolución francesa por Robespierre



Otros lugares de especial interés turístico son la Place du palais, la Catedral de Saint-André, una iglesia construida en el siglo XI, y la Place Pey-Berland, representación española en la ciudad de Burdeos, diseñada por el arquitecto navarro Francisco Mangado acoge la Catedral y el Ayuntamiento de la ciudad.


Para todos aquellos amantes vitícolas, Burdeos ofrece una gran variedad en rutas del vino, que a falta de una tienen seis. En temporada alta la oficina de turismo pone a disposición el visitante 70 circuitos y catas disponibles.



#Viajes #NereaParada #Burdeos #Aquitania #Francia #vino

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

© 2013 El Joven Tintero  |  C/ Paradinas, 18, 1ºD 28005 Madrid  |  +34 610 98 77 70 

Copyright El Joven Tintero | All Rights Reserved.