Amarla, el hotel boutique donde soñar en Cartagena de Indias


Cerca del Parque Bolívar y del Palacio de la Inquisición, en pleno corazón del casco antiguo de la centenaria ciudad amurallada de Cartagena de Indias (Colombia), Boutique Hotel Amarla se posiciona como uno de los mejores hoteles boutique de la ciudad gracias a su calidez y atención. Además, esta antigua casa colonial cuenta con una piscina en la azotea para disfrutar de la tranquilidad, el sol y una vistas impresionantes, donde también ver una impresionante puesta de sol.


Este hotel de lujo cuenta con siete habitaciones, cada una de ellas es única, y pasillos que te llevan por un viaje a través de la historia y el encanto de la ciudad, rodeado de vegetación y paz. Cada una de sus opciones llevan el nombre de un ave nativa de Colombia, simbolizando el color y la belleza de nuestro país, y están decoradas con piezas selectas de artesanos locales. Dormir en alguna de sus camas es como estar en el cielo, gracias a sus almohadas aromatizadas y cubre-colchones de plumas. Asimismo, el hotel está decorado con muebles, objetos y amuletos traídos de muchos rincones del mundo.


  • La Sala Colibrí, luminosa y alegre, como el espíritu de Colombia.

  • La habitación del tucán, que toma notas de estilo del pájaro que logra ser a la vez hermoso, desgarbado e inolvidable.

  • La Sala del Quetzal con su sutil alusión al pájaro sagrado para los antiguos mayas y aztecas.

  • La sala María Mulata es un homenaje al tan amada ave en Cartagena que además tiene su propio monumento en la ciudad creado por el escultor Enrique Grau.

  • La habitación de la Garza lleva el nombre del ave cuyos movimientos de cortejo podrían encontrar un lugar en cualquier pista de baile en Colombia.

  • La habitación del periquito tiene inflexiones sutiles del amigo emplumado brillante, vivaz y sociable de Colombia.

  • La sala de guacamayas refleja suavemente los colores vibrantes de nuestro loro glamuroso preferido.



Amarla no pierde sus orígenes y han conservado a la perfección la esencia de lo que algún día fue una hermosa casa colonial histórica. Su localización lo posiciona como una de las mejores opciones para disfrutar de la ciudad amurallada, Patrimonio Mundial de la UNESCO, y sus múltiples ofertas de ocio y gastronomía. Las calles estrechas están bordeadas por una elegante arquitectura de estilo europeo de la época antigua y pintada con vibrantes tonos caribeños.


Un paseo por las estrechas calles del casco antiguo de Cartagena para contemplar el color de la arquitectura colonial. Descubrir algunas de las mejores comidas del Caribe. O disfrutar de un picnic en una playa desierta o explorar misteriosos manglares organizado por el hotel. Además, para aquellos que quieran sumergirse de lleno en un mundo de paz, cuentan con expertos profesores de yoga que ofrecen una amplia variedad de clases, diseñadas para revitalizar su cuerpo y mente. También ofrecen baños de gong meditativos y curativos en la azotea, permitiendo al huésped relajarse y ponerse en contacto con su yo interior. Para una ruta diferente hacia la relajación, ofrecen una variedad de tratamientos en la habitación, incluidos sus masajes con piedras calientes y masajes tailandeses.


Amarla ofrece la oportunidad de celebrar eventos en su gran patio abierto, con un amplio espacio para albergar una recepción, o su acogedora azotea de fácil acceso. Desde bodas hasta sesiones matutinas de yoga o cócteles al atardecer con baile de salsa, incluso pueden organizar una proyección de cine al aire libre después del atardecer. Todo ello gracias a su coordinador de eventos que trabajará mano a mano con el cliente para crear experiencias únicas difíciles de olvidar.