Quemar las Naves te invita a volver a tu cuarto de adolescente y a poner música con su nueva obra


Carlos Pulpón e Itziar Manero

El colectivo Quemar las Naves con Itziar Manero y Carlos Pulpón han formado un grupo y están listos para enseñarnos su primera maqueta: Éramos unos niños que escuchaban música en su cuarto, el 21, 22 y 23 de enero en DT Espacio Escénico (calle de la Reina, 9) a las 20:30h. "Hay cosas nuestras. Hay cosas que no, ya lo veréis. Puede que desafinemos. Seguro que desafinamos. De hecho, queremos desafinar saltando en una cama elástica. Queremos dar un do de pecho con un proyector en el local de ensayo. Queremos tocar la batería, romper la batería e incendiar la batería con un delfín hinchable. Queremos que, por un instante, sepáis que el puente de La Salve de Bilbao está en Nueva York. Y que el río Hudson está trufado de delfines del pueblo de Pizarnik".


Invitan a volver a tu cuarto de adolescente y a poner un disco. En concreto, su álbum de debut: un amago de concierto o una pieza de artes vivas multidisciplinar que entrelaza texto y sonido. Siguiendo el orden de las canciones, "cantamos el poder sanador de la música y tocamos el poder oscuro de la música en la adolescencia", señalan. Durante la obra, resolverán algunas cuestiones como "¿Cuánta vida tuya hay en la cultura pop? ¿Qué conservas de tu cuarto de adolescente? ¿Puede la música hacerte volver a ese cuarto? ¿Por qué los referentes musicales adquieren tanta importancia en el momento vital de la adolescencia? ¿Y después? ¿Qué significa ser fan? ¿Qué buscamos?".


Desde el inicio han contado con Josetxo Anitua (cantante de la brillante y pionera banda bilbaína Cancer Moon) y Patti Smith como inspiraciones en el proceso de crración de la obra. "Smith representa la cara A de nuestra maqueta: el éxito y reconocimiento. Mientras que Anitua simboliza la cara B: la falta de éxito, la falta de reconocimiento, el olvido. En vez del Nueva York de los 70, nos encontramos ante el Bilbao de los 80. O más bien el Bilbao actual. Nos encontramos ante nuestras habitaciones. Y ojalá la tuya", indican desde Quemar las Naves.


Itziar Manero


Bilbaína de 25 años, tras graduarse en Derecho por la Universidad del País Vasco, se forma en la BAI y la Escuela Nave73. Participó en How to disappear completely, estrenado en el SURGE, y Fucking Lope, estrenado en el ClasicOFF, ambos montajes dirigidos por Iñigo Rodríguez-Claro y Carlota Gaviño. Forma parte del Colectivo Aves Migratorias de Madrid con quienes estrena el montaje El alcaudón dorsirrojo y la performance 24 horas El guión de codornices, ambos dirigidos por la Cía. Siendo parte de este colectivo estrena su primera creación propia, So you want to be a rock ‘n’ roll star, una pieza vis à vis en el Auditorio de Conde Duque. Actualmente trabaja con la Cía. La Tristura en Future Lovers y con la Cía. El Pont Flotant en Acampada.


Carlos Pulpón


Madrileño de 28 años, que, pese a haber tenido siempre inquietudes artísticas que lo condujeron a la pintura, la danza clásica y la música, decidió estudiar artes escénicas después de graduarse en Traducción e Interpretación y trabajar en ese campo. Se formó en la Escuela Nave 73 con Grumelot, donde participa en How to disappear completely, Fucking Lope, Sin título (versión inmersiva de Comedia sin título) y La vida es sueño. Profesionalmente, en los escenarios ha podido trabajar como actor con el Pont Flotant, con Grumelot y El Conde de Torrefiel; en performance con Colectivo Suga; como bailarín con Sharon Fridman y Mey-Ling Bisogno; y en cámara, con Ana Murugarren, Emiliano Spampinato e Ilan Rosenfeld. También ha trabajado fuera de escena como ayudante de dirección en Catástrofe, de Antonio Rojano y dirigido por Iñigo Rodríguez-Claro; y en Sueños y visiones de Rodrigo Rato, de Pablo Remón y Roberto Martín Maiztegui y dirigido por Raquel Alarcón; y de ayudante de producción y performer técnico en Tiestes y La lámpara maravillosa, de Grumelot.