Zaga, donde comer en condiciones con producto de cercanía



El restaurante Zaga, defensa del producto en barra y mantel (C/ de Bretón de los Herreros, 39. Madrid), situado en la gastronómica zona de Ponzano, se ha consolidado como lo que pretendía en su origen, un restaurante en el que el producto de cercanía sea quien marque el día a día. Y es que estos tiempos que nos han tocado vivir, nos han hecho volver a la esencia y autenticidad en muchas facetas de la vida. A un restaurante se va principalmente a pasarlo bien y a comer en condiciones. Y esa precisamente es la filosofía de Zaga. Buen producto, servicio cercano y profesional y precios comedidos.


Con un desarrollo de marca a cargo del creativo publicitario Javier de Vega, Zaga plantea en su amplio y luminoso local, reformado por el estudio de decoración Kubo Ene de Natalia Casco dos propuestas diferentes, pero en las que el hilo conductor es idéntico. Platos de siempre, con ejecuciones sencillas y honestas con materia prima de temporada de pequeños proveedores (en su mayoría próximos al local), que pueden degustarse bien en su zona de barra, en la primera planta, a través de una carta específica de pinchos y raciones , dirigida a un picoteo más dinámico o bien en su amplio comedor de la planta superior, magistralmente dirigido por el carismático Vasile Nan, en el que la propuesta es más amplia, si bien la mayoría de los platos están pensados para poder ser compartidos dando así la posibilidad de probar un mayor número de opciones.


Entre sus propuestas siguen manteniéndose algunos platos que, en su corta andadura temporal, se han convertido ya en icónicos. Destacan platos como el Pisto casero con huevo “a caballo”, el Bonito en escabeche casero, el delicioso Escalope con empanado “secreto” o los arroces terminados en Josper. Además, las opciones de carne (de La Finca de Jiménez Barbero) o de pescado, seleccionadas según el mercado se han convertido ya en garantía de calidad. Y para el invierno, cuenta con platos como la Sopa de cebolla, los Callos con pata y morro, la Butifarra con trufa, patatas y pimientos, los Garbanzos con setas y calamares o las Carrilleras de ternera.